Noticias de los españoles antes de Cortés

Desde el arribo de Colón a las Antillas en 1492, y hasta la llegada de Cortés a tierra continental en 1519, una buena cantidad de expediciones se embarcaron con destino a América. Como era de esperarse, todas estas incursiones dieron como resultado el contacto e interacción de las poblaciones nativas con estos grupos de españoles. Como también era de esperarse, la noticia de los extranjeros debió correr por todo el territorio, pues eran nuevas que no podían pasar desapercibidas.

Las relaciones políticas y las rutas comerciales conformaron las vías por las que las noticas de los recién llegados corrieron por todo Mesoamérica, e incluso más allá. Pues así como las materias primas y objetos suntuosos recorrieron grandes distancias por las intrincadas rutas comerciales de aquellos tiempos; embajadas, mensajeros y los mismos comerciantes fueron los pies que permitieron llegar las primicias de los sucesos más trascendentales de la política del momento a lo largo y ancho del territorio. Por desgracia, muy pocos registros del gran suceso que representó el arribo de los españoles llegaron a nuestras manos, pues recordemos que la tradición oral era el medio de comunicación más utilizado para entonces y las noticias se pasaban de viva voz.

Según El memorial del Sololá, documento colonial de Guatemala, en 1510 Moctezuma mandó una embajada a los kaqchikeles –grupo localizado en las tierras altas occidentales guatemaltecas– para advertirles de la presencia de los españoles que llegaron junto a Colón a las Antillas. Por desgracia no contamos con más información de los hechos, pero tenemos algunas otras referencias acerca de las noticias que corrieron con respecto a las diversas exploraciones y el proceso de la conquista en Mesoamérica.

En 1517, Francisco Hernández de Córdoba hizo un pequeño recorrido por las costas de la península yucateca, para después regresar a Cuba. Un año más tarde, Juan de Grijalva realizó una expedición más amplia que llegó hasta el río Pánuco. En varias poblaciones por las que pasaron en sus viajes, ambos exploradores tuvieron acercamientos cordiales con caciques locales y encuentros armados con poblaciones a las que no agradó su llegada. De las noticias que corrieron de aquellas confluencias, seguramente todas ellas llegaron a oídos del tlatoani mexica, pues fray Bernardino de Sahagún relató que fue el mismo Moctezuma quien envió a  los calpixques Pínotl, Yaotzin, y Teozinzócatl, acompañados de Cuitlapítoc y Téntlil, como embajadores, a encontrarse con Juan de Grijalva en Veracruz, para hacerle entrega de algunos regalos que terminaron con un cordial intercambio de presentes. Fue gracias a este acto político de Moctezuma, que los españoles entendieron el gran alcance del poderío mexica y el desagrado que sus tributarios sentían por ellos en la región; asimismo, los mexicas pudieron darse una primera idea de quiénes eran estos nuevos extranjeros.

 Una vez llegada la “tercera expedición”, las noticias acerca de los españoles no se detuvieron. Por el contrario, a causa de su violencia, alcance e intensidad; con seguridad dicha expedición fue de todas las más sonada. Un bello ejemplo de las noticias del momento nos lo ofrece un pequeño documento indígena llamado Título de la casa Ixquín- Nehaib, proveniente del pueblo k’iche’, del altiplano guatemalteco:

“Muchos años estuvieron sin hacer más conquistas con más de que se estaban en su pueblo, pagándole tributo al dicho Mondesuma, hasta que vino la conquista nueva de los españoles. Envió avisar Mondesuma que estuvieran todos prevenidos y armados para defenderse de los españoles y que avisasen a todos los demás pueblos que estuviesen armados. Llamaban el correo Uitzitzil. Luego así que supieron de esta nueva los caciques de Chi Q’umarcah Yzmachí, luego levantaros sus banderas y empezaron a coger sus armas todos sus armas todos y mandaron tocar sus teponaguastis e todos sus instrumentos de guerra.”

Así como lo muestra este párrafo, es muy probable que el mismo tlatoani advirtiera a todos sus tributarios el tomar las precauciones bélicas pertinentes para poner frente a los españoles. Parece ser que las noticias corrían bien para ambos bandos, pues según fuentes españolas, tras la caída de Tenochtitlán un pequeño grupo de kaqchikeles fue enviado desde Iximche’, su lejana capital situada en el altiplano occidental de Guatemala, a pedir al propio Cortés que visitase sus tierras donde ellos habrían de ofrecerse “por vasallos y súbditos de vuestra Cesárea Majestad". Finalmente, fue Pedro de Alvarado quien años después y con ayuda de los mismos kaqchikeles, logró la conquista de Guatemala ante sus oponentes k’iche’s, antiguos vasallos y aliados de los mexicas.

Por su trascendencia, las noticias del arribo de las primeras expediciones españolas a tierras americanas debieron de crear todo tipo de incertidumbres y expectativas en las poblaciones locales. Conforme las intenciones de estos extranjeros se fueron revelando, los locales comenzaron a jugar sus propias cartas en el tablero político del momento, donde sin duda los mexicas llevaban años ganando. Aunque las noticias fueron advertencia de una futura amenaza y, al mismo tiempo, de una esperanzadora posibilidad de terminar con el yugo mexica; con toda seguridad, estas nuevas nunca habrían podido advertir todas las calamidades que los sujetos de aquellas noticias habrían de traer consigo.

Para citar: Gabriela Rivera Acosta, Noticias de los españoles antes de Cortés, México, Noticonquista, http://www.noticonquista.unam.mx/amoxtli/610/598. Visto el 12/12/2019